Sobrevivientes del Holocausto: transmisión psíquica analizado a través de la novela gráfica Maus

Art Spielgman relata a través de su novela gráfica ganadora del Pulitzer, Maus, dos historias: una, la de él mismo a fines de los 70, consiguiendo información para este libro sobre las experiencias de su padre durante el Holocausto; y otra, durante los años 30 y 40, de la ocupación nazi en Polonia, en donde vivían sus padres, y sus nefastas consecuencias. Es importante explicar algunos sucesos de la segunda historia para resignificar la primera.

Vladek Spielgman era un comerciante textil que vivía en Czestochawa, Polonia, durante la década del 30. Conoce a Anja Zylberberg, se casan, y al año de matrimonio nace su primogénito, Richeu. Ante este acontecimiento, Anja sufre una severa depresión post – parto y fue internada por un tiempo en un lugar de descanso, del cual regresó al poco tiempo. A principios de los años 40, los nazis comenzaron una paulatina ocupación de Polonia. Al enterarse de la existencia de Auchwitz, Vladek y Anja deciden enviar a su hijo a un gueto seguro, junto a la hermana de Anja y otros niños. Meses después de llegar allí, los alemanes comenzaron a llevarse a los habitantes del gueto a Auchwitz. La hermana de Anja prefería morir por sus propias manos que en la cámara de gas, y se mató junto con los niños a su cuidado, incluyendo a Richeu, con una capsula de veneno que llevaba siempre en el cuello. El resto del relato de Vladek continua con cómo él y su esposa intentaron escapar a Hungría durante la ocupación de Polonia, cómo fueron descubiertos y llevados a Auchwitz, donde fueron separados. Durante el Holocausto, ambos perdieron a familiares y amigos, pero gracias a las vueltas del destino y a la astucia de Vladek, la pareja pudo sobrevivir a Auchwitz y reencontrarse tras la guerra en Polonia. Rehicieron su vida, y tres años después nació a su hijo Arthur. Sigue leyendo

¿Quien dijo que las quintas partes no son buenas?

MI5 La ResurrecciónHace unos meses atrás, escribí una nota sobre la Edición Especial de Monkey Island, en la que expresé que la época dorada de la saga había finalizado. Debo refutar aquella afirmación, ya que TellTale Games, bajo la licencia de LucasArts, ha sabido alcanzar la altura de aquella era con Tales of Monkey Island.

En el momento en que supe que esta nueva aventura gráfica saldría al mercado, no le tenía mucha esperanza, debido a la desastrosa Fuga de Monkey Island.

Los rumores sobre una quinta entrega de la saga rondaron por internet durante varios años, y ante el cambio de LucasArts por TellTales, muchos fanáticos se mostraron escépticos. Pues bien, a leer, a jugar y a sorprenderse. 

La historia se sitúa siete años después del horroroso fin de La Fuga de Monkey Island. Guybrush Threepwood y su esposa, Elaine Marley se encuentran en altamar confeccionando los últimos retoques para una espada vudú que será capaz de destruir a LeChuck. Tras un enfrentamiento entre Guybrush y nuestro pirata fantasma – zombie – demonio favorito, la espada absorbe el poder vudú de LeChuck, transformándolo en humano, mientras que la mano de Guybrush se impregna con parte de este poder. Instantáneamente, se produce una explosión y Guybrush es despedido del barco para aterrizar en la Isla Flotsam.

Sigue leyendo

Monkey Island: 20 años no es nada

The Secret of Monkey Island: Special EditionSi bien los fanáticos de la saga de Monkey Island sabemos que sus días de gloria han quedado atrás, y que ningún nuevo capítulo será tan bueno como los desarrollados por Ron Gilbert, hallamos una luz de optimismo al enterarnos del lanzamiento de “The Secret of Monkey Island: Special Edition“.

Paradójicamente, esta aparición coincide que la salida de un nuevo juego de la saga: Tales of Monkey Island, un título multiepisódico de Telltales Games. Esto genera una división entre los seguidores. Por un lado, se encuentran aquellos que prefieren las nuevas cualidades de la edición del juego original, y por otra parte, aquellos que esperan un juego igualmente entretenido que el primero, a pesar de la constante critica hacia los gráficos 3D. De igual modo, puede atraer a un nuevo público gracias a la fresca renovación de sus imágenes y su sonido, manteniendo la originalidad del juego.

Sigue leyendo

Cualquier día sobre la tierra es un buen día

Six Feet UnderAcostumbrado uno a los sitcoms o dramas de las cadenas televisivas de siempre, se halla maravillado ante las series que son (y fueron en su momento) tan originales, tales como Sex and the City, The Sopranos, Band of Brothers, Deadwood, Angels in America y True Blood.

Así es, estoy hablando del Home Office Box, mejor conocido como HBO. Y una de sus más perfectas creaciones es Six Feet Under, de la imaginación de Alan Ball, autor de “Belleza Americana"

Sigue leyendo

Publicado en TV

Lost: el nuevo genero televisivo que ya es clásico

boingExisten dos clases de espectadores: a los que no les gusta Lost y a los que les gusta Lost. Es muy fácil pasar del primer tipo al segundo tipo, ya que al escuchar que esta serie es el mayor éxito televisivo de los últimos cinco años, uno mismo se pregunta de qué se tratará. Y una vez que se ve un capitulo, no hay vuelta atrás. Para entender un poco el porqué, me dispongo a contarles de que se trata esta historia que ya va por su quinta temporada, y que finalizará en su sexta, según lo prometió su autor, J.J.Abrams. Sigue leyendo

Publicado en TV

Caída cuesta abajo de las películas de Woody Allen

A lo largo de la filmografía de Woody Allen, pude presenciar tres etapas esenciales antes del año 2000. La primera es tu etapa bizarra, con películas como Bananas, Todolo que usted siempre quiso saber acerca de sexo (pero nunca se atrevió a preguntar) y El Dormilón, donde el objetivo principal del director era entretener a la audiencia con situaciones y elementos de la vida cotidiana, y en especial, de la sexualidad humana.

En tal caso, quién podría olvidar al genial Gene Wilder en el segmento “¿Qué es la sodomía?” de “Todo lo que usted siempre quiso saber…”, quien se enamora y tiene relaciones sexuales con una oveja (la cual es muy bonita, por cierto). Al haber perpetuado el propósito de hacerse conocer ante los espectadores como un director que se enfoca a un tema nunca antes tramitado de este modo, se propone mezclar esta temática con las complicaciones de la mente humana, la familia y el psicoanálisis.

En este periodo dorado de Allen, surgen obras de arte tales como AnnieHall, Crímenes y Pecados y Anna y sus Hermanas. Así, los hechos mas profundos de la mente se mezclan con situaciones sexuales y conflictos familiares y religiosos, como le pasa al personaje de Martin Landau en “Crímenes y Pecados”. Por último, Allen retoma las películas de comedia, ya con su nueva mezcla de sexualidad + inconsciente + religión, en películas como Deconstruyendo a Harry, Poderosa Afrodita y Todos dicen te quiero.

En los últimos ocho años, Allen entró en un nuevo periodo: dejó las calles de Nueva York por las de París y Londres, cambió a Diane Keaton y a Mia Farrow (a esta última porque no le quedaba otra) por actores de la nueva camada, como Scarlett Johansson, Jason Biggs y Radha Mitchell, y substituyó su estética narrativa en la que él mismo contaba la historia, por un narrador X o el mismo protagonista de la historia. El público puede pensar que Woody Allen entró, con estos cambios, en una etapa más madura en su filmografía, pero para que esto sucediera, estas transformaciones deberían ir de la mano de un nuevo tópico o de nuevas historias.

Sigue leyendo